Conclusiones que podemos sacar de los textos de Navidad

Ayer empezamos el nuevo trimestre en el colegio. Dos días antes del fin de semana que apenas sirven para avanzar materia. He aprovechado la mañana del jueves para repasar (desperezar mentes, más bien) algunos conceptos.
También, cómo no, los alumnos han hecho un texto contando sus vacaciones. Pero les he puesto una condición: sólo pueden contar en el texto los dos regalos que más ilusión les han hecho.
La experiencia de otros años me dice que sin esta premisa los alumnos en vez de hacer el esfuerzo de contar qué han hecho se dedican a enumerar la cantidad ingente de regalos recibidos.
Escribir sobre las vacaciones no es una actividad que me guste mucho, pero sí me sirve para repasar faltas de ortografía, la expresión escrita y observar el esfuerzo y empeño que le dedican a la escritura. También me sirve, y esto me parece más interesante, como recogida de información sobre cómo actúan sus familias.

Me explico.

Ha sido sorprendente observar que la mayoría de los regalos de los chicos han sido videojuegos y consolas. En los alumnos más difíciles, más inquietos , respondones y movidos prácticamente sólo han recibido regalos audiovisuales.
Esto me lleva a la siguiente conclusión: qué fácil es tener al niño en casa enganchado a la consola para que no moleste en casa. Niños que se esfuerzan poco o nada en clase, que suspenden sistemáticamente, y que reciben regalos por doquier.

Por supuesto esto es una conclusión simplista, puesto que cada familia se rige por innumerables matices a la hora de educar a sus hijos. Pero por otra parte tampoco creo que vaya muy desencaminado en mi sencilla reflexión.
¿Esta es la educación que queremos? ¿Qué conseguimos apartando a nuestro hijo en su habitación con su consola? Tranquilidad. ¿Cómo repercutirá esta tranquilidad al cabo de unos años?

Por la parte que me toca también soy consciente de que muchos docentes hacen precisamente esto. A falta de videoconsolas en el aula fácil es cargar al alumno con ejercicios para que no pueda ni respirar. Fácil es usar sólo el libro evitando trabajos en equipo y/o colaborativos. Yo, en ocasiones, me he sorprendido haciendo lo mismo. Trabajo para cambiarlo (cada curso cambio aspectos metodológicos o pruebo nuevas estrategias que no siempre funcionan).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s